EL DILEMA: ¿QUÉ IDIOMA ESTUDIAR?

El mundo laboral cada vez es más complicado y uno no sólo necesita estar en posesión de títulos y experiencia: los idiomas son un valor en alza. Tener conocimientos en otras lenguas supone un punto (o varios) a favor en cada entrevista que se haga o a la hora de ascender puestos dentro de tu empresa.

Es entonces cuando llega ese momento en el que te preguntas qué idioma deberías añadir a tu curriculum y te surgen las dudas. No sabes si decantarte por idiomas más exóticos con un menor índice de hablantes, como puede ser el sueco o el alemán, empezar a practicar lenguas por cercanía (francés o italiano) o seguir a tu lado más práctico e iniciar tu periplo por el inglés.

Junto con la necesidad de ampliar tus conocimientos para conseguir ese deseado ascenso o tu trabajo soñado, uno ha de tener claro que debe de ser constante y estar interesado en aprender. Un idioma debe aprenderse de manera divertida para que la tarea no sea pesada.

Una vez tomada la decisión, sólo queda decidir qué método de estudio seguirás para convertirte en bilingüe.

¿QUÉ MÉTODOS SEGUIR?

Existen tantos métodos que seguir para aprender idiomas como profesores y personas interesadas en el idioma. La elección depende, en gran parte, del tiempo que uno tenga y la rapidez con la que quiera aprenderlo.

En España, los dos métodos más utilizados son los basados en clases teóricas y prácticas con un docente nativo o ciertos métodos online con los que poder estudiar el idioma sin necesidad de un horario fijo y desde la comodidad de casa. También hay otros métodos basados en canciones, visionado de películas en versión original o mediante ejercicios de vocabulario.

Uno de los más recomendados es el de seguir cursos de inglés en el extranjero, ya que implican al estudiante en una manera más personal y completa en el idioma que se aprende. Durante 24 horas estás escuchando, viviendo y (casi) respirando en inglés, conociendo sus costumbres en primera persona.

A menudo, mientras se toman estos cursos en el extranjero, el estudiante combina clases en academias con visitas organizadas por la propia escuela. También es muy común trabajar como au pair para conseguir una experiencia 100% nativa.

Con esta modalidad de cursos en el propio país, el estudiante avanza a mayor velocidad y consigue una mayor fluidez respecto a aquellos alumnos que permanecen en España estudiando.

Leave a Reply

Required fields are marked*