El oficio del redactor freelance

Los redactores freelance son personas que se dedican a la redacción de textos de forma independiente. Dentro del sector se pueden encontrar distintos perfiles, aunque todos trabajan en la misma cuestión, que es la creación de contenido.

El rol de un redactor dentro de una agencia de marketing es similar a la de un redactor que trabaja de forma independiente, realmente no hay diferencia en lo que es el trabajo, aunque si en la forma de hacerlo y en gestionar diversas cuestiones.

Al igual que cualquier persona que trabaja por su cuesta, el freelance debe no sólo realizar los encargos, sino también ocuparse de su marca personal, generar contactos, en fin… hacer marketing para atraer nuevos clientes y mejorar los ingresos, ya que funciona como una empresa.

En una agencia la persona encargada de realizar los textos, sólo hace eso y no tiene que pensar llevar la administración de su empresa, ni siquiera de cuestiones contables, ya que le pagan para escribir, con lo cual una de las ventajas claras de trabajar por cuenta ajena es el desligarse de eso y tener un sueldo cada mes.

El oficio del redactor freelance es algo monótono, ya que, si bien se escribe sobre diferentes temas, en ocasiones hay encargos que tienen una naturaleza similar, lo que hace que tenga que soportar horas escribiendo, ya que lleva mucho tiempo recopilar información para lograr una pieza de contenido que valga la pena.

Pasar horas delante de un ordenador no es una excepción y es por ello que vale la pena especializarse para poder lograr ingresos que justifique la inversión de tiempo y hagan que el trabajo del freelance valga la pena.

La cuestión de los ingresos del freelance siempre es algo complicado, porque la entrada de dinero es inconstante, a veces hay más clientes, a veces hay menos, en ocasiones hay encargos que se pueden cobrar más y otros que se pueden cobrar menos, en definitiva, es todo un asunto el tema de trabajar por cuenta propia.

Aun así, ser freelance tiene la ventaja de poder elegir los horarios de trabajo y de esta manera tener algo de libertad para moverse. Esto también puede afectar a la productividad, con lo cual es un factor a tener en cuenta y más si trabajas desde casa como suele ser en la mayoría de los casos.

En definitiva, ser freelance, y más aún redactor, es una labor que lleva tiempo, esfuerzo y que, si no te gusta, pues no la podrás hacer, porque requiere de horas y horas de picar letras.

Leave a Reply

Required fields are marked*