NUEVOS RETOS, NUEVOS EMPLEOS

Dejar un trabajo o sufrir un despido no siempre son sucesos tan negativos como se espera: en muchas de esas ocasiones, ese cambio de aires crea la situación idónea para emprender nuevos planes que teníamos en mente pero que, debido a esta rutina, no podíamos llevar a cabo. En este camino emprendedor, serán nuevas las metas profesionales y los retos desde los que convertir tu trabajo en tu auténtica pasión. Como ocurre con la compra de sociedades inactivas en Madrid.

Trabajos como la docencia, por ejemplo, crean una tensión diaria que convierte todo lo bueno que tiene ese empleo (enseñar valores y conocimientos, ayudar en el crecimiento personal, mental y psicológico, etc.) en malestar tanto emocional como físico. La moral se mina y las ganas de trabajar disminuyen a una velocidad apabullante. Un empleo ideal se transforma en una pesadilla.

Sin embargo, con las sociedades urgentes, el empleo es mucho más satisfactorio y beneficioso en todos los ámbitos. Optar por la compra de este tipo de sociedades supone un nuevo reto, una segunda oportunidad para aquellos empresarios que no han tenido la debida suerte en empresas anteriores o bien en aquellos que vislumbran ese futuro prometedor que tanto anhelaban.

El riesgo que se corre en la compra de este tipo de sociedades es menor al de otro tipo de empresas de nueva creación. La puesta en marcha ya viene dada desde sus inicios, pero necesita de nuestra capacidad como líderes y nuestros conocimientos económicos para conseguir ese empujón que no se le dio anteriormente. Estas sociedades ya cuentan con los cimientos legales necesarios para que pueda re-utilizarse en pocos días tras su compra. Elegir qué tipo de empresa se busca, qué se quiere conseguir con ella y contar con todas las herramientas necesarias. Sólo esto será necesario para triunfar con las sociedades inactivas.

¿DESDE DÓNDE EMPEZAR CON LAS SOCIEDADES INACTIVAS?

Para empezar, hay que tener claro que los organismos oficiales nacionales son los primeros en echarnos una mano con estas propuestas. El SEPE, las siglas que atienden al Servicio Público de Empleo Estatal, señala este tipo de sociedades como una de las variantes que se le ofrecen al perfil de trabajado en búsqueda de empleo tras la finalización de su protección por desempleo. Si en todo ese tiempo destinado a ella no se ha encontrado un empleo a la altura, la compra de sociedades inactivas resulta francamente atractiva como espejo desde el que mirarse e iniciar una nueva vida.

Leave a Reply

Required fields are marked*