Cómo realizar correctamente un trabajo universitario

Al llegar a la universidad, cualquier estudiante debe enfrentarse a la realización de trabajos escritos como parte del sistema evaluativo en distintas materias o cátedras. Este tipo de evaluación le permite al profesor evaluar diversas capacidades del alumno, como por ejemplo redacción, comprensión del tema, forma de expresar y transmitir ideas, entre otros. Por otro lado, el estudiante aprende a desarrollar habilidades en la búsqueda de información, mejora su léxico y su facilidad para comunicar información a terceros.  Así, un trabajo bien escrito y presentado dice mucho sobre la preparación y calidad académica del alumno, lo cual no sólo influirá en la calificación obtenida sino también en su futuro desenvolvimiento en el ámbito laboral.

Estructura general de un trabajo académico

La correcta estructuración de un trabajo universitario orienta de mejor manera al lector. Las partes que conforman el manuscrito pueden variar dependiendo de las exigencias impuestas al alumno. Sin embargo, a modo general, se citan las siguientes: Portada, especificando el título del trabajo y datos del autor; Introducción, ofrece al lector un abreboca del tema a abordar y sus antecedentes; Cuerpo: explica la problemática o investigación; Conclusiones: expone las deducciones del autor luego de culminada la investigación; Bibliografía: referencias consultadas.

Por lo tanto, la utilización de normas icontec, es uno de los pasos más aconsejables para lograr un resultado bueno, porque tiene todas las reglas y pasos necesarios para realizar cada uno de estos apartados.

El lenguaje y redacción en un trabajo académico

Independientemente de la cátedra, desde ciencias sociales hasta tópicos de medicina, un trabajo académico debe ser redactado en un lenguaje apropiado con el tema en cuestión, la utilización de las palabras técnicas propias de la especialidad le otorga al trabajo más seriedad. No se debe emplear lenguaje coloquial ni expresiones personales o poéticas. Evitar los errores ortográficos y/o de redacción. En general, la sencillez y la precisión pero también la originalidad, son las claves para transmitir la información de manera exitosa y captar la atención del lector.

Presentación de un trabajo académico

La extensión o el número de páginas dependen del tema a tratar, del tipo de trabajo (tesis, ensayo, resumen, informe) y de las exigencias del profesor. La letra a utilizar debe tener un tamaño y diseño apropiado, debe ser sencilla y sin adornos para no entorpecer la lectura. Las páginas deben tener un margen establecido para todo el documento y poseer un interlineado medio para facilitar la lectura. El texto debe estar justificado o alineado. Las tablas y figuras deben poseer un pequeño párrafo explicativo con su respectiva identificación. Utilizar negrita para resaltar ideas.

 

 

 

Leave a Reply

Required fields are marked*