PUNTOS A CONSIDERAR EN LA IMPERMEABILIZACIÓN DE TERRAZAS

Si tienes un chalet con terraza en el campo, llegará un día en que sientas la obligación de reparar una gotera. Esto es así porque el 80% de las viviendas con azoteas en España tienen problemas de filtraciones de agua por fallos del impermeabilizante.

El motivo es que desde hace unos 40 años se han venido utilizando revestimientos que no son realmente impermeables, como por ejemplo las telas asfálticas, y otros que tampoco soportan la acción directa de la radiación ultravioleta del sol. Lo que, en su día, fue una solución correcta, al cabo de los años se ha convertido como el material ineficaz que se ha ido cuarteando. El motivo es que en invierno el agua se congela en los pequeños huecos, aumenta de volumen por la congelación y origina la fractura en el material que la rodea.

Y ahora nos encontramos con un elemento supuestamente protector que ya no sirve para, porque filtra el agua entre sus grietas, provocando eflorescencias y marcas de humedad. Y lo único que hace es aportar más peso al tejado.

En las azoteas pisables tenemos varias opciones para emprender reparaciones encaminadas a proteger de la lluvia. Impermeabilizar una terraza o cubierta transitable requiere solamente de elegir los productos adecuados y aplicarlos de manera cuidadosa, especialmente en zonas complicadas como juntas de dilatación, encuentros con esquinas y zonas de canalones.

Podemos emplear distintos productos como tela asfáltica, butilo, membranas bituminosas, poliuretano liquido impermeable o membranas epdm. También puedes aplicar primero un sellador de grietas y recubrirlo, una vez seco, con pintura para tejados transitables, que encontrarás en cualquier ferretería o empresa de bricolaje de tu localidad.

Procura que el producto adquirido tenga algún tratamiento antideslizante. Generalmente suelen llevar un compuesto de fibra de vidrio, que le da carácter adherente al pavimento acabado. Y es que un resbalón en una azotea puede ser algo muy peligroso.

Para decantarte por un producto o por otro debes tener dos cosas presentes: que el producto resista bien la acción directa del sol y que sea un elemento ecológico. Lo único que te pido es que huyas del clorocaucho, porque es un parche temporal que no suele durar más de cinco años. Lo malo es que su economía hace que muchas comunidades de vecinos lo instalen creyendo que es una solución definitiva.

Y sobre todo, que sea correctamente colocado por un aplicador profesional. Porque aunque es una tarea mecánica, como pueda ser pintar el suelo, un punto que haya quedado olvidado sin revestimiento ya sirve para dar al traste con toda la obra. Porque el agua enseguida lo detecta con las primeras lluvias, y se convertirá en su puerta de entrada hacia tu hogar, que, si no la detectas pronto, manifestara su presencia en forma de manchas húmedas difíciles de quitar.

Y es que con la humedad sucede como con el resto de los problemas, tanto en el sector de la construcción como fuera de él. Si no se atajan a tiempo, crecerán hasta que la solución deba ser más complicada, cara y radical.

Leave a Reply

Required fields are marked*