cerramientos de terrazas

¡Quién tiene una terraza tiene un tesoro!

Si ha habido algún protagonista durante la cuarentena esas han sido las terrazas de los hogares tanto de españoles como de italianos. Desde ellas se daban los aplausos de rigor a los sanitarios a las ocho de la noche cada día, hemos visto  auténticas fiestas o carreras entre vecinos.

Tener cerramientos de terrazas también nos ha permitido disfrutar de ellas mientras todavía hacía frío o estaba lloviendo, o aprovechar ese espacio para darle un mejor uso  que el de tender ropa.

Quién tiene una terraza tiene un tesoro, aquellos que en esta época tenían la posibilidad de poder salir aunque fuese media hora a su terraza tenían las pilas cargadas al instante.

Desayunos al sol

Y es que no hay nada que recargue más nuestras pilas para empezar el día con energía que un buen ratito de sol. Ayuda a procesar la vitamina D y a hacer que nuestro sistema inmune se vuelva más fuerte.

Aprovecha si a tu terraza le  da el sol por la mañana y abre los  cerramientos de par en par, una de las ventajas que  tenemos ahora es que la contaminación en las grandes ciudades se ha  reducido al  máximo por lo tanto respiraremos aire fresco.

Crea tu vergel personal

Aunque la mayoría de los balcones en nuestras ciudades no suele tener grandes  dimensiones podemos aprovechar estas zonas “muertas” en las que no podemos colocar muebles para sentarnos para llenarlas de vida.

Así, si tienes cortinas de  cristal o  cerramientos puedes aprovechar y colgar maceteros en el techo (los encontrarás preciosos en macramé), hacer una pequeña estantería (y así de paso aprender bricolaje) o comprar una  estructura metálica por internet.

Da igual el tamaño de tu terraza (piensa en los jardines  verticales) que si la llenas de plantas parecerá el  doble de grande y mucho más bonita, podrás encontrar diferentes tipos de plantas por si tu terraza no recibe mucho sol o es delas  que tiene luz todo el día.

Ornitólogos profesionales

Esta es una idea muy buena si además  tenemos niños pequeños. Si nos fijamos en las cifras, en la última década la población de gorriones se ha reducido más del veinte por ciento en toda España.

Eso, si hacemos un cálculo son unos  treinta millones menos de gorriones. Pues bien, tú y tu familia podéis hacer algo al respecto.

Podemos aprovechar estos  días y construirles un pequeño refugio en nuestro balcón (pero ojo, nada de refugios si tenemos gato). Podemos reutilizar cajas de madera  o antiguos residuos de plástico, ponerles un poco de  pan viejo  o un cuenco con agua fresca.

Seguro que tus niños se divierten y esperan con curiosidad cada día para ver a sus gorriones.

Descubre nuevas pasiones

Una terraza además de ser un espacio en el que podemos disfrutar del sol o coger aire fresco es uno de los sitios más reutilizables de toda nuestra casa, valen para todo. Por ello estos días hemos  visto cómo se han convertido en gimnasios, en mesas para Djs o en los rincones de lectura favoritos de muchos.

Podemos usarlas también para hacer actividades como cerámica, pintura o jardinería, actividades  que en el resto de la casa implicarían manchar mucho y tener espacio para ello. Pero con una terraza podemos dejar todo lo que necesitemos allí para volver al día siguiente, y cuando acabemos dejar nuestras obras secar al sol sin invadir la casa del olor de la pintura.

Mens sana in corpore sano

Si tenemos una terraza cerrada podemos  aprovechar este espacio para practicar Yoga, meditación o Pilates. Ya que en el resto  de la casa es un poco lio mover todos los muebles,compartir horarios o molestar mientras están viendo la tele.

Los días más  calurosos bastará  con abrirla un poco, y gracias a los cerramientos de terrazas podremos evitar molestar a los vecinos con nuestra música.