¿CÓMO DEBES AFRONTAR UNA CARRERA POPULAR DE 5 KM?

Existen cada vez más carreras organizadas en las que puedes participar cerca de tu ciudad. Seguro que en los alrededores de donde vives se organiza alguna de ellas, sino varias, a lo largo del año.

La moda del running no se detiene, y paralelo al auge de la práctica de este deporte, han ido apareciendo en los últimos años cada vez más carreras organizadas, ya sea por asfalto o montaña, de distancias variadas.

Pero entre todas ellas, las más populares son las llamadas carreras cortas, aquellas que rondan los 5 kilómetros y que son las consideradas de iniciación en cuanto a carreras a pie.

Son las carreras en las que los recién llegados se estrenan, haciendo sus primeras marcas. Más adelante, intentarán mejorar sus marcas anteriores, y quizás con el tiempo se atrevan a asumir nuevos retos y pasarse a distancias de 10, 15, 21 o incluso 42 kilómetros, la famosa maratón.

CÓMO PREPARAR UNA CARRERA DE 5 KM

El entrenamiento para este tipo de carreras no tiene nada de especial, casi con salir a correr varios días a la semana unos 30 minutos ya sería suficiente para completar tu primera carrera con éxito asegurado.

Si quieres mejorar tus marcas, los entrenamientos de series, donde se desarrolla la fuerza y la potencia muscular, te vendrán muy bien para conseguir ese extra de fuerza necesaria.

El entrenamiento de series se realiza con varias repeticiones de una cierta distancia, que pueden ser 200 – 500 -1000 – 2000 o 3000 metros, con unos intervalos de descanso entre cada una de ellas, y realizadas a ritmos más intensos que a los que corremos normalmente cuando salimos a correr suave.

Estos entrenamientos nos prepararán para desarrollar más velocidad en nuestras piernas, que nos vendrá muy bien para mejorar nuestras marcas.

Vale la pena mencionar que siempre debemos entrenar con pulsómetro. Existen una gran cantidad de pulsómetros sin banda pectoral en el mercado que pueden servirnos.

Con respecto a la propia carrera, debemos tomar la salida con tranquilidad, prestando especial atención a no quemarnos al principio saliendo demasiado rápido, pero vigilando también que en el atasco que se suele formar en la salida no nos veamos demasiado penalizados y perdamos un tiempo precioso.

Si sabemos regular el primer kilómetro, sólo tenemos que establecer una velocidad de crucero, exigente pero cómoda, hasta llegar a último kilómetro, donde ya podemos aumentar el ritmo de forma paulatina, sabiendo que estamos ante los últimos minutos de esfuerzo.

Sólo en los últimos metros podemos, si nos quedan fuerzas, tratar de dar todo lo mejor de nosotros mismos, para disfrutar en la línea de meta de la satisfacción de la marca lograda.

Leave a Reply

Required fields are marked*