A donde llevar el coche viejito

Mientras el coche es nuevo todos lo quieren, se hacen cargo de la limpieza, conducirlo, darle mantenimiento y que se vea pulcro. Igualmente los voluntarios para salir a hacer diligencias nunca faltan, sin importar si es hacia un lugar cerca o lejos. Pero todo cambia cuando las virtudes y cualidades van perdiéndose con el paso del tiempo, comienzan las averías y aparecen los riegos de quedarnos varados en la vía, lo cual es peligroso para otros conductores y para los transeúntes.

Algunos lo estacionan y dejan que se desintegre solo, suena extraño, pero ha habido casos, en los cuales quedan ocupando un espacio, por tiempo indefinido, que podría ser útil para algo más. También se convierte en cueva para alimañas y un “juguete” peligroso para los niños que siempre son muy curiosos, incluso pueden contraerse enfermedades por ello.

Sin importar el apego sentimental que pueda tener con su vehículo, no puede mantenerlo aun a riesgo de la salud de la familia y de la comunidad, es una irresponsabilidad demasiado grande y una inconciencia al perjudicarse a sí mismo y a los demás. Otros no actúan por pensar en lo engorroso que son los trámites para darle de baja, porque se pierde el tiempo y la paciencia y buscar un sitio para que se haga cargo les es fastidioso.

Otros se escudan en que tienen ocupaciones que son prioridad, y atender eso equivaldría a postergar ciertas acciones que son más necesarias. De esta manera el asunto se va dejando de lado y lo único que ocurre es que crece el problema.

Cómo encargarse del asunto

Aunque no lo crea hay lugares que se encargan de los trámites implicados para dar de baja a un vehículo. Estos “héroes” son los desguaces, ellos se encargan de esos procesos y reciclan el coche para darle un nuevo uso a lo que aun tenga vida útil, al poner las piezas recuperadas en venta.

Al ser algo que les representa un beneficio, no hacen solo las diligencias de la baja, también realizan la tasación basándose en las condiciones en las que se encuentre el vehículo, la que suele ser bastante buena para los dueños.

Al cerrarse la negociación, el coche dejará de ser un quebradero de cabeza para convertirse solo en un buen recuerdo. Les quedaría nada más esperar a que les sea entregado el certificado de la DGT (Dirección General de Tráfico), esto hace que se libren de la responsabilidad del uso que se les dé a partir de ese momento.

Para localizar un sitio para dar ese paso tan importante puede ayudarse usando Internet, pero cuidado con eso, puesto que no todas las webs son confiables. Los servicios de los expertos que necesita para salir de su problema encuentralo aquí y no tendrá nada por qué preocuparse.